Parque Güell

El Park Güell se ha convertido en un parque público muy apreciado por los barceloneses y en un importante foco de atracción de visitantes

Más que un parque, es un símbolo de Barcelona. El Park Güell, una de las obras más emblemáticas de Antoni Gaudí, es único en el mundo porque fue concebido como un recinto monumental donde el entorno natural es inseparable de los elementos arquitectónicos.

Su singularidad fue reconocida en 1969, cuando fue declarado monumento histórico-artístico de interés nacional y, sobre todo, en 1984, al ser declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Su consideración como espacio monumental de reconocimiento internacional no le resta importancia como parque público equipado con todas las instalaciones y los servicios que lo hacen adecuado para el recreo del vecindario y de todos los visitantes en general.

Desde la finalización de la rehabilitación integral realizada en el 2006, se ofrece un servicio de guía con el que se facilita el conocimiento del parque a las personas con discapacidad visual y auditiva.

fuente: barcelona.cat


Historia



Fue inaugurado como parque público en 1922; sin embargo, fue concebido por Gaudí como una ciudad jardín por encargo del aristócrata Eusebi Güell, quien en 1895 compró una extensa finca rural situada en el Turó del Carmel con la intención de construir una ciudad jardín como las que había conocido en Inglaterra. El proyecto de Gaudí consistía básicamente en la edificación de viviendas unifamiliares y tenía que incluir espacios de uso público, como una gran plaza cubierta (que sería el mercado), una plaza teatro al aire libre, una capilla, un pabellón de conserjería, un pabellón de servicios (con recepción y teléfono público) y otros servicios comunes. Se eliminaba expresamente la ubicación de fábricas, clínicas, talleres o industrias porque desvirtuarían los principios de retorno a la naturaleza del proyecto.

El proyecto no tuvo éxito y se interrumpió en 1914, cuando ya estaban construidas algunas de las dependencias colectivas. En 1922, seis años después de la muerte de Eusebi Güell, el Ayuntamiento de Barcelona compró la finca para convertirla en parque público.

fuente: barcelona.cat



Lo primero que nos encontramos es una curiosa casa que parece enviarnos al mundo de los cuentos de hadas. Era la casa de los conserjes y es ahora la encargada de recibir a los visitantes. Desde allí una escalinata da acceso al recinto, y en ella se encuentra uno de los símbolos del Park Güell y también de Barcelona: el famoso dragón policromo, cubierto de pequeños trozos de baldosas de colores. Esta técnica tan característica de la obra de Gaudí y que se encuentra por todo el parque se conoce como trencadís, y utiliza pedazos irregulares de azulejos y otros materiales como recubrimiento. Los trozos usados provenían de piezas rotas a propósito o de restos de otras construcciones. Muchos de los revestimientos con trencadís fueron obra de Josep Maria Jujol, ayudante y discípulo aventajado de Gaudí.

Al final de la escalinata se accede a la sala Hipòstila, un bosque de piedra formado por 86 columnas y que originalmente estaba destinada a ser el mercado en el que los propietarios pudiesen abastecerse sin necesidad de bajar a la ciudad. Justo encima se encuentra la gran plaza, con unas preciosas vistas sobre Barcelona. Todo el perímetro de la plaza está delimitado por un banco de trazo sinuoso cubierto de trencadís. No solamente el banco serpentea: todos los caminos del parque lo hacen, y también los porches y los viaductos como una forma de imitación de la naturaleza.

El propio Gaudí se fué a vivir a la casa-modelo en 1906 con su padre y su sobrina y residió en ella hasta que en 1926 se trasladó a los sótanos de su obra magna: la Sagrada Familia. Actualmente la casa es el Museu Gaudí, en el que se exponen piezas de mobiliario creadas por él así como maquetas, dibujos y otros curiosos objetos personales.

Cuando Gaudí obtuvo el título de arquitecto, Elies Rogent, director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona, dijo: “Hemos dado un título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá”. El tiempo, sin duda, se ha decantado por la segunda opción y ahí está el Park Güell, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984, para demostrarlo.





Galería





Visitas



Horarios


Del 30 de Octubre al 26 de Marzo:
de 08.30h a 18.15h (último acceso a las 17.30h)

Del 27 de Marzo al 1 de Mayo:
de 08.00h a 20.30h (último acceso a las 19.30h)

Del 2 de Mayo al 28 de Agosto:
de 08.00h a 21.30h (último acceso a las 20.30h)

Del 29 de Agosto al 29 de Octubre:
de 08.00h a 20.30h (último acceso a las 19.30h)


Tarifas


Precios Online / Taquillas

Entrada general:  7€ / 8€
Niños de 0-6: Gratis
Niños de 7-12: 4.90€ / 5.60€
Mayores de 65 años y
Tarjeta Rosa reducida: 4.90€ / 5.60€
Persona discapacitada + acompañante: 4.90€ / 5.60€
Entrada MUHBA:  – / 6.30€


Contacto



Parque Güell

Carrer d'Olot, 5, 08024 Barcelona, España
902 200 302
parkguell@bsmsa.cat

Síguenos

http://www.parkguell.cat/es
https://www.facebook.com/ParkGuellOficial
http://instagram.com/parkguell
http://www.pinterest.com/parkguell/

Como llegar


Metro: Línea Verde (L3), paradas Vallcarca o Lesseps
Bus urbano: líneas H6, 32, 24 y 92
Bus Turístico y Barcelona City Tour
Taxis   






Acepto la política de privacidad y las condiciones de uso


Comparte esta página web